Blogia

Derecha Liberal

La degeneración del Partido Popular

La degeneración del Partido Popular

El Partido Popular está degenerando a velocidad sideral. El responsable, Mariano Rajoy, un gallego que ha demostrado que es un gran seguidor de Marx. No de Karl (de momento), sino Groucho. Ya saben: "Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros". Un personaje colocado al frente del partido de manera antidemocrática -a dedo- y que no tiene el menor rubor en presentarse hasta tres veces a unas elecciones generales. La consecuencia inmediata: la afloración de toda una escuadra de socialdemócratas ’populares’ que parece van a terminar haciéndose con el contro del partido. Entre estos:

1) Alberto Ruiz-Gallardón Jiménez, el ave fénix del PP, resurgido de sus cenizas. Intervencionista, socialdemócrata y prisaico.

2) El retador José María Lassalle Ruiz, un socialdemócrata antiliberal y maleducado. Está casado con una socialista-separatista. Natural.

3) La socialista Celia Villalobos Talero. Un submarino socialista-peronista bastante más visto que las tetas de Pamela Anderon. A esta tampoco le va eso de la renovción.

4) El marido de la antedicha, Pedro Arriola, un siniestro e inevitable personaje que no da un paso sin cobrar (Isabel San Sebastián). Es un socialista que ha conducido al PSOE a dos victorias consecutivas en las elecciones generales españolas: en el 2004 y en el 2008.

5) Javier Arenas Bocanegra, presidente del comité electoral nacional del PP derrotado elecciones generales de 2008. La renovación no va con él. Dicen que es demócrata cristiano. Suponemos que del ala que entregó en chile el poder al marxista-leninista Salvador Allende. Para nosotros es un socialdemócrata más. Con vocación, eso sí, de mantener el PP en la oposición de Andalucía durante medio siglo, lo cual tiene su mérito.

6) El regionalista Alberto Núñez Feijoo, un ’pepero’ para el que resultaron "excesivas" las referencias a la unidad de España en los proyectos de estatuto andaluz y castellanomanchego. Extraño ’pepero’, ¿no?

7) Jorge Moragas, el especialista de la Banda de los Cuatro en bajada de pantalones. Para él, España es un país, "tan complejo diverso y plural que te ves empujado a pactar". Incluso con quienes nunca querrán pactar con el PP, tinelles y estellas mediante.

8) Gabriel Elorriaga Pizarik, amante del consenso y especialista en unir destinos junto a quienes te escupen a diario.

9) Soraya Sáenz de Santamaría, estrella del ’simpático equipo’ rajoyesco, que propugna un liberalismo social o, lo que es lo mismo, un socialismo liberal. Cuando se retire de la política, como su ’amigo’ Eduardo Zaplana, puede fichar por el equipo de socialistas liberales González-Slim ó Slim-González.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

José María Lassalle, el antiliberal antipático

José María Lassalle, el antiliberal antipático

Pues resulta que en el Partido Popular, partido político que presume -cuando quiere- de defender principios patrióticos y liberales, hay enquistados una serie de personajes de claro tinte centrista, por no decir socialdemócrata, que en nada ayudan al votante del PP a saber qué es lo que votan. Ahí está la llamada "Banda de los Cuatro" (no la china) -Esteban González Pons, José María Lassalle, Jordi Moragas y Pedro Arriola-, que podría ser completada por otros beneficiarios del giro al centro de Mariano Rajoy como Soraya Sáez de Santamaría, Gabriel Elorriaga o Ruiz-Gallardón.

De toda esta familia centrista, en estas últimas horas ha sido José María Lassalle quien se ha ’lucido’ por haberse dedicado a enmendar la plana a nuestra admirada y querida María San Gil, mujer de derechas, mujer liberal... Lassalle, firme defensor de la China comunista en el diario ABC, saltó a la palestra hace un mes por su artículo de El País titulado Liberalismo antipático. Para Lassalle, los liberales somos muy, muy antipáticos. Y si mezclamos liberalismo y derechismo o neoconismo, ya ni les decimos.

A Lassalle le dan miedo las apelaciones a Friedrich Hayek y a Milton Friedman. Alucinante, ¿verdad? Pues este es el personaje que ha enmendado la plana a María San Gil en la ponencia del PP, nada más y nada menos que el secretario de Estudios del PP. Pobres ’estudiantes’. Bueno, pues a nosotros nos dan ’miedo’, por ejemplo, los socialistas separatistas como la mujer de Lassalle, doña Meritxell Batet, diputada del PSC.

María San Gil: derechista y liberal

María San Gil: derechista y liberal

Sabido es que no todas las cabezas visibles del Partido Popular son derechistas y/o liberales. Es más, cada día vemos menos derechistas y/o liberales al frente de este partido. María San Gil, en cambio, sí que lo es. De la presidenta del Partido Popular del País Vasco se dice en Wikipedia que "es una mujer querida y respetada por la clase política nacional en general. De trato afable en lo personal, pero de gran dureza en su labor de oposición, se la considera todo un símbolo de la lucha contra ETA y un referente moral para decenas de miles de vascos" . Mal que le pese a sus enemigos, esta breve descripción de la que es considerada hija política predilecta de Mayor Oreja se acerca mucho a la realidad.

Se diga lo que se diga, podemos considerar a María San Gil como una mujer de derechas clásica, en toda la amplitud del término. Y es de derechas sencillamente porque, además de sentirse patriota y muy española, viene personificando el azote del socialismo y del nacionalismo en el País Vasco. ¿Se puede pedir más a una mujer que, además de superar ejemplarmente un cáncer de mama, vio caer ante sus propios ojos al bueno de Gregorio Ordóñez? Pero es que, además de derechista, porque cuando habla se ve a una polítc@ de derechas, María San Gil es una mujer liberal. Y es liberal porque cree en la Libertad de los vascos y de los españoles en general. Y porque cree en la Constitución de 1978. Y porque conoce a la perfección el funcionamiento de las instituciones democráticas y del Partido Popular.

Ángel Acebes acaba de defender a María San Gil con estas palabras: "San Gil es lo mejor que tiene el PP". Y España, añadiríamos nosotros. Sólo ella puede tener los reaños de abandonar la ponencia política del PP por la sencilla razón de que se estaba traicionando a España, a los españoles, a la libertad de los españoles que, por ejemplo, aguantan estoicamente la presión del nacionalismo vasco. Es por eso por lo que, a pesar del revuelo causado por su abandono, y comenzando por Esperanza Aguirre y Gustavo de Arístegui, María San Gil ha concitado el apoyo de la práctica totalidad de sus compañeros de partido. Por algo será.

María San Gil, un gran ejemplo de una mujer liberal de derechas.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Nace Derecha Liberal

Nace Derecha Liberal

Doscientos años después del gran levantamiento patriótico de 1808 frente al invasor francés, nace esta bitácora de carácter derechista y liberal. En derechaliberal.blogia.com nos guían dos grandes faros conceptuales: España y Libertad. Porque España y la Libertad es lo que más nos importa. Asimismo creemos que, más allá de los complejos habituales de los políticos autodenominados centristas, hay un camino a la derecha.

Tres largas décadas después de los primeros comicios electorales, la democracia española no puede permitirse el lujo de prolongar el enfoque corrompido del actual sistema político debido a la constante laminación de la unidad nacional por parte de unas voraces comunidades autónomas intervencionistas, algunas de las cuales están gobernadas por partidos políticos separatistas. Tampoco es de recibo que las fuerzas políticas socialistas y comunistas presuman de izquierdismo mientras el Partido Popular se declara centrista. En la II República, la derecha española terminó aglutinándose en torno a un partido en cuyas siglas figuraba la palabra ‘Derechas’. Tras la desastrosa experiencia de la UCD, la derecha no tenía mayores reparos en llamarse centro-derecha. Pero hoy en día la derecha se llama centro por aquello de qué dirán. Nosotros no tenemos complejos: somos de derechas. Creemos en los grandes valores derechistas como el patriotismo, el conservadurismo y el iusnaturalismo.

Pero, a la vez que derechistas, también somos liberales. Defendemos las libertades políticas y la economía capitalista; el liberalismo clásico y el neoliberalismo actual. Creemos en la liberalización de las estructuras económicas, en la desestatalización de la organización política y en la desregulación jurídica. Durante décadas, la derecha estuvo ligada a un intervencionismo político, económico y social contraproducente para el progreso de la Humanidad. Los tiempos han cambiado y la Historia ha demostrado que para avanzar hay que dejar funcionar en libertad.

A nuestro entender, España ha de jugar un papel clave en tres escenarios: el europeo, el atlántico y el iberoamericano. Y en dichos espacios, España ha de defender la Libertad frente a la mayor amenaza del mundo moderno: el terrorismo. Dos son los principales focos de terrorismo que venimos soportando en las últimas décadas: el nacionalista y el islamista. Contra ellos y, sobre todo, contra sus cómplices han de ponerse al servicio de los españoles todos los medios materiales y humanos posibles.

España liberal y Libertad española. A ello vamos.

¡Viva España!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres